Ali Husain AlAali
Detenido en Bahrein

Ali Husain AlAali es un ciudadano bahreiní de 26 años. Las autoridades de Bahrein lo arrestaron en 2017 sin una orden judicial, lo torturaron durante el interrogatorio y lo sometieron a un juicio injusto. Actualmente está encarcelado en la prisión de Jau.

El 26 de enero de 2017, oficiales del Comando de la Fuerza de Seguridad Especial (SSFC), junto con oficiales del Ministerio del Interior (MoI) y oficiales vestidos de civil, allanaron la casa de AlAali. Registraron todo el departamento hasta que encontraron a Ali, que entonces tenía 23 años, le rompió la cama y lo arrestaron, sacándolo de la casa esposado. Los oficiales afirmaron que sería interrogado y luego regresado.

Después del arresto, las autoridades detuvieron a Ali en la Dirección de Investigaciones Criminales (CID) durante 35 días, durante los cuales lo interrogaron sin identificar ningún cargo específico en su contra. Los oficiales torturaron a Ali, golpeándolo en la cara, denigrando su religión y usando insultos religiosos, para hacer que produjera confesiones sobre su participación en un grupo de WhatsApp. En ningún momento las autoridades permitieron que un abogado estuviera presente en nombre de Ali para estos interrogatorios. Debido a la tortura, Ali confesó que se había unido al grupo de WhatsApp, pero no que se había unido a ningún grupo terrorista.

Después de que los oficiales del CID terminaron de interrogar a Ali, lo transfirieron al centro de detención de Dry Dock. En Dry Dock, Ali observó que muchos miembros del mismo grupo de WhatsApp también fueron arrestados y detenidos con él por esa época. Después de que se les dijo que el gobierno había acusado a algunos de ellos de involucrarse con un grupo al que llamaron «Bahraini Hezbollah», Ali predijo correctamente que sería acusado del mismo delito.

Antes y durante su juicio, Ali tenía acceso limitado a su abogado para preparar su defensa, y en el juicio no se le permitió presentar pruebas ni cuestionar las pruebas presentadas por la fiscalía, incluida su confesión forzada. El 16 de abril de 2019, el tribunal condenó a Ali, lo despojó de su nacionalidad y lo condenó a siete años de prisión por su presunta participación en Bahrein Hezbollah, después de lo cual las autoridades lo transfirieron a la prisión de Jau. Desde entonces, Ali apeló esta sentencia y, el 20 de abril de 2019, fue uno de los 551 bahreiníes renacionalizados por orden real. Él permanece en la prisión de Jau.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *