Jawad Redha AlTarifi
Detenido en Bahrein

Jawad Redha AlTarifi es un ciudadano bahreiní de 27 años. Desde su arresto y detención arbitrarios en 2017, las autoridades de Bahrein lo han sometido a tortura, lo han maltratado por su religión y lo han condenado en un juicio injusto. Actualmente se encuentra en la prisión de Jau.

El 13 de diciembre de 2017, agentes vestidos de civil detuvieron a Jawad en su lugar de trabajo sin una orden judicial ni ninguna razón declarada para su detención. Ese mismo día, aproximadamente a medianoche, hombres enmascarados que se cree que están vinculados a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) allanaron la casa de Jawad sin permiso ni orden judicial. Durante la redada, dañaron los muebles de Jawad y otros objetos de la casa. Permanecieron en su casa durante cinco horas.

Tras su detención, los medios de comunicación enmascararon la imagen de Jawad en las noticias mientras describían sus presuntas actividades terroristas; sin embargo, en ese momento, Jawad no tenía conocimiento de ningún cargo en su contra. Las autoridades de Bahrein desaparecieron a Jawad durante cinco semanas, durante las cuales lo detuvieron en la Dirección de Investigación Criminal (CID). Allí, los agentes del CID lo torturaron para obligarlo a hacer una confesión. Sometieron a Jawad a malos tratos, palizas y abusos verbales persistentes, además de denigrar sus creencias religiosas. Además, los funcionarios de la prisión no permitieron que Jawad se comunicara con su abogado hasta su primera audiencia en el tribunal.

Unos dos meses después de su detención, las quejas relativas a la redada en la casa de Jawad, su tortura, el vandalismo en la casa y la confiscación de artículos en su casa fueron enviadas al Defensor del Pueblo del Ministerio del Interior de Bahrein. En julio de 2019, el Defensor del Pueblo no había respondido. El 21 de enero de 2019, los oficiales de Bahrein trasladaron a Jawad del CID al centro de detención de Dry Dock para esperar su juicio.

El 16 de abril de 2019, el gobierno de Bahrein condenó a Jawad por cuatro cargos relacionados con su supuesta actividad terrorista en el llamado caso «Bahraini Hezbollah», un juicio masivo de 169 acusados. El tribunal admitió las confesiones coaccionadas, condenó a Jawad a cadena perpetua y le privó de su nacionalidad. Su nacionalidad fue restituida posteriormente por real orden el 20 de abril de 2019, pero su condena fue confirmada en apelación el 30 de junio de 2019. El 24 de abril de 2019, Jawad fue trasladado del centro de detención de Dry Dock a la prisión de Jau para cumplir su condena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *