Mohamed Ebrahim Husain
Detenido en Bahrein

Mohamed Ebrahim Husain es un bahreiní de 24 años que era guardia de seguridad de una empresa privada. Las autoridades de Bahrein lo han detenido en numerosas ocasiones, lo han amenazado, torturado y condenado en un juicio injusto. Permanece en la prisión de Jau, donde las autoridades han ignorado y descuidado sus necesidades médicas.

Mohamed fue detenido por primera vez por agentes vestidos de civil el 13 de marzo de 2011 y acusado de incendiar una tienda de campaña durante manifestaciones y protestas. Fue condenado en rebeldía a seis meses de prisión y puesto en libertad el 13 de febrero de 2012. Su segunda detención también fue llevada a cabo por agentes vestidos de civil el 26 de noviembre de 2012, tras una redada en su casa, acusados de atacar la comisaría de policía de Sitra. Los agentes que lo detuvieron golpearon a Mohamed, particularmente en la cabeza, y lo sometieron a una desaparición forzada durante una semana. Mohamed informó que fue torturado y golpeado severamente, y que las autoridades lo golpearon en los oídos. Mohamed se negó a participar en los procedimientos judiciales, ya que no confía en el sistema judicial, y fue condenado en rebeldía a tres años de prisión. Su abogado tampoco fue informado de los procedimientos judiciales y no asistió a ellos. Fue puesto en libertad el 11 de mayo de 2015.

El 2 de octubre de 2017, Mohamed sufrió una fractura de cráneo y cuello, numerosas heridas en el cuerpo y cayó en coma debido a un accidente de tráfico. Tres días después de que Mohamed fuera ingresado en el hospital tras su accidente de coche, agentes bahreiníes uniformados y otros vestidos de civil vinieron a detenerlo, sin indicar el motivo, pero cuando encontraron a Mohamed en coma, los agentes se marcharon sin hacer ninguna detención. Aproximadamente una semana después, Mohamed fue dado de alta del hospital y pudo regresar a casa. Su condición seguía siendo crítica y necesitaba cuidados y atención regulares, lo que le impedía salir de casa debido a su deficiente capacidad cognitiva. Poco después de que Mohamed regresara a casa, los agentes vinieron a interrogarlo. A pesar de su estado, los agentes lo interrogaron en la casa y trataron de presionarlo para que trabajara como informante. En ese momento, los agentes no informaron a Mohamed de que había cargos penales contra él.

Aproximadamente un mes después, mientras Mohamed viajaba a Arabia Saudita, fue arrestado en la calzada del Rey Fahd por fuerzas vestidas de civil. Fue detenido durante unas cuatro horas e interrogado. Una vez más, los oficiales le pidieron a Mohamed que trabajara como informante y él se negó. Cuando regresó a su casa comenzó a recibir llamadas y amenazas de que las autoridades lo encarcelarían y presentarían cargos en su contra si no cooperaba.

El 20 de marzo de 2018, agentes vestidos de civil, agentes de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) y agentes del Mando de las Fuerzas Especiales de Seguridad detuvieron a Mohamed en la aldea de Wadyan en una operación de seguridad. Los agentes no presentaron una orden judicial ni ningún otro documento oficial, ni mencionaron el motivo de la detención. Los oficiales desaparecieron a Mohamed durante cinco días en la Dirección de Investigaciones Criminales (CID), durante los cuales los oficiales de la CID interrogaron a Mohamed, lo torturaron y lo acusaron de participar en un atentado con coche bomba en la zona de Sitra. Lo sometieron a golpes físicos y descargas eléctricas para obligarlo a confesar. También lo sometieron a un trato humillante y degradante. El 27 de marzo de 2018, Mohamed fue trasladado a la prisión de Jau.

Mohamed no pudo continuar su tratamiento médico por las lesiones sufridas en el accidente de coche mientras estaba detenido, a pesar de que su abogado le proporcionó los informes médicos necesarios. Además, la tortura a la que fue sometido Mohamed por las autoridades bahreiníes empeoró sus heridas por el accidente de coche, lo que provocó problemas de concentración, dolores de cabeza y dolor en la espalda. El 10 de septiembre de 2018, Mohamed fue trasladado al hospital militar de las Fuerzas de Defensa de Bahrein. Había estado solicitando ser llevado al hospital desde que fue llevado por primera vez a la prisión, casi seis meses antes. Sin embargo, sólo le dieron analgésicos en el hospital y lo remitieron al Complejo Médico Salmaniya para que se sometiera a una cirugía de la columna vertebral, lo que aún no ha ocurrido.

El 29 de noviembre de 2018, Mohamed fue condenado a tres años de prisión por huir del país, con respecto a su viaje a Arabia Saudita, aunque no tenía conocimiento de ningún cargo en su contra en ese momento. El 25 de febrero de 2019, el Tribunal de Apelación confirmó la sentencia. Además, en una fecha desconocida Mohamed fue condenado a 10 años de prisión en el caso de la explosión de un coche, aunque no había pruebas contra él, salvo la confesión de un menor que fue coaccionado mediante tortura. Ni él ni su abogado fueron notificados de este caso y fue condenado en rebeldía. El 25 de diciembre de 2018, la pena de diez años se redujo a siete años en apelación. El 27 de diciembre de 2018, Mohamed fue condenado a otros siete años de prisión y desnacionalizado por el cargo de unirse a la «Coalición 14 de Febrero» (un grupo informal y sobre todo en línea que el Gobierno de Bahrein ha designado como terrorista).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *