Hesham Abduljalil AlSabbagh
Detenido en Bahrein

Hesham Abduljalil AlSabbagh, ex portavoz de la ahora disuelta Sociedad de Acción Islámica (Amal) y consejero de su Secretario General Mohammed Ali Mahfouz, fue detenido en Bahrein en abril de 2013. Desde entonces, ha sido desaparecido, torturado y condenado por motivos políticos. Actualmente permanece en la prisión de Jau, donde se le niega rutinariamente el acceso a la atención médica.

Portavox de la ahora disuelta Sociedad de Accion Islamica y consejero de su Secretario General Mohammed Ali Mahfouz, fue detenido en Bahrein en abril de 2013. Desde enonces, ha sido desaparecido, torturado y condenado por motivos politicos. Actualmente permanece en la prision de Jau, donde se le niefa turinariamente el acceso a la atencion medica. Amal era un partido de la oposicion registrado en Bahrein desde 2005, y era la segunda asociacion politica mas grande. Tras la represion de las protestas pacificas a favor de la democracia en Bahrein en marzo de 2011, el Secretario General de Amal, la mayoria de los miembros de la junta directiva

Amal era un partido de la oposición registrado en Bahrein desde 2005, y era la segunda asociación política más grande. Tras la represión de las protestas pacíficas a favor de la democracia en Bahrein en marzo de 2011, el Secretario General de Amal, la mayoría de los miembros de la junta directiva y más de 200 de sus miembros activos fueron arrestados. El 4 de octubre de 2011, 14 miembros de la sociedad de la oposición fueron condenados por el Tribunal Nacional de Seguridad a una pena de hasta 10 años de prisión. En 2012, el Ministerio de Justicia presentó una demanda para disolver la Sociedad de Acción Islámica por presuntas «infracciones graves de las disposiciones de la Constitución y las leyes de Bahrein», y el Gobierno de Bahrein disolvió la sociedad ese mismo año.

El 26 de abril de 2013, en la aldea de Sanabis, mientras Hesham dormía en su apartamento, agentes vestidos de civil y con máscaras allanaron su casa. Rodearon la zona con coches de policía y minibuses de la Agencia de Seguridad Nacional, registraron su apartamento y confiscaron la propiedad de Hesham. Todo esto se llevó a cabo sin una orden judicial.

Hesham desapareció y permaneció incomunicado durante un mes y medio. Inicialmente fue detenido en la Dirección de Investigaciones Criminales, y después de dos semanas fue trasladado al Centro de Detención de Dry Dock. Durante un período de cinco meses fue citado para ser interrogado por el Dirección de Investigaciones Criminales y por la Fiscalía General de la Nación, sin la presencia de su abogado, para interrogarlo sobre su activismo y su trabajo en Amal. Hesham declaró que sólo estaba pidiendo una reforma. Durante estos interrogatorios, Hesham aún no tenía conocimiento de los cargos en su contra.

Durante el interrogatorio en la Dirección de Investigaciones Criminales, los agentes vendaron los ojos a Hesham, lo torturaron golpeándolo y dándole patadas en la cara, lo obligaron a permanecer de pie durante horas y lo privaron de sueño para forzar una confesión, que fue usada en su contra durante el juicio. Debido a los golpes, Hesham sufrió fracturas en la mandíbula en ambos lados.

Después de la tortura, Hesham pidió que un médico examinara sus heridas. Sin embargo, no fue visto por un médico hasta diciembre de 2013, ocho meses después de su interrogatorio y posterior tortura. Debido a la demora en que se le permitió ver a un médico, todos los rastros de tortura habían desaparecido, excepto su mandíbula, que requería múltiples cirugías para que pudiera comer normalmente. Estas cirugías finalmente no tuvieron éxito en proporcionarle alivio, ya que no recibió ningún tratamiento médico después de la cirugía, no se le dio la medicación adecuada, y no se le dieron las comidas apropiadas considerando su incapacidad para masticar después de dicha cirugía.

El 29 de septiembre de 2013, el Cuarto Tribunal Penal Superior condenó a Hesham a 15 años de prisión por el cargo de unirse a la «Coalición 14 de Febrero» (un grupo informal y mayoritariamente en línea que el Gobierno de Bahrein ha designado como organización terrorista). El 17 de febrero de 2014, su sentencia fue confirmada en apelación.
En agosto de 2018, Hesham debía someterse a una cirugía adicional para su mandíbula, pero cuando fue trasladado al hospital no había camas disponibles para su ingreso y fue devuelto a la cárcel. La administración penitenciaria no hizo un seguimiento ni reprogramó su visita, y no lo llevó de vuelta para nuevos nombramientos.

El jueves 6 de diciembre de 2018, Hesham inició una huelga de hambre para protestar por la negación del tratamiento médico, entre otras cosas, impidiéndole asistir a sus citas programadas con el médico y no cambiar sus comidas para ayudar a aliviar el dolor de la mandíbula. El 11 de diciembre de 2018, la administración penitenciaria prometió atender sus demandas y le pidieron que rompiera la huelga, lo que finalmente hizo. Sin embargo, la administración penitenciaria no cumplió sus promesas.

Hesham está actualmente en la prisión de Jau, con un grupo de presos políticos llamados «Líderes del 14 de febrero», donde son sometidos a un acoso generalizado y a castigos colectivos. El 27 de diciembre de 2018, las fuerzas de seguridad allanaron su edificio. Hesham y los demás reclusos fueron sacados de sus pabellones, registrados minuciosamente por los perros de la policía, y se incautaron de los objetos personales de los reclusos. Las autoridades penitenciarias no proporcionaron ninguna razón para estas acciones, y los reclusos informaron que estas redadas ocurren ocasionalmente como una forma de hostigamiento. Además, los agentes también se incautaron de los medicamentos de Hesham, poco después de haberle sido entregados en respuesta a su huelga de hambre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *