Hasan Abdulameer AlMeshaimea
Detenido en Bahrein

Hasan Abdulameer AlMeshaimea es un estudiante de 20 años que ha sido arrestado varias veces desde 2012 por varios cargos de reunión ilegal relacionados con manifestaciones a favor de la democracia. Fue sometido a torturas, condenado en un juicio sin las debidas garantías y actualmente se le niega la atención médica en la cárcel.

Hasan fue detenido recientemente el año pasado, el 22 de noviembre de 2018, por agentes vestidos de civil y funcionarios del Ministerio del Interior. Ninguno de estos oficiales presentó una orden de arresto ni indicó ninguna razón para su arresto. Una vez arrestado, Hasan fue llevado a la Dirección de Investigaciones Criminales, e inicialmente acusado de reunión ilegal. Después de dos semanas, fue transferido al Centro de Detención de Dry Dock y permaneció allí durante seis meses. Luego fue transferido nuevamente al CID. Hasan también fue acusado de atacar un centro de policía antidisturbios, y no se le permitió que un abogado estuviera presente durante sus interrogatorios.

En la Dirección de Investigaciones, Hasan experimentó varias formas de tortura, incluyendo golpizas y paradas forzadas. Se cree que fue torturado en un intento de coaccionar una confesión.

El 30 de abril de 2019, Hasan fue condenado a un año de prisión por cargos de reunión ilegal, un año y medio por el cargo de atacar el centro de policía antidisturbios y tres años por el cargo de financiar el terrorismo. A Hasan sólo se le permitió ver a su abogado en la sala de audiencias. El 28 de octubre de 2019, la sentencia de Hasan fue confirmada en apelación. Actualmente se encuentra recluido en el New Dry Dock, la sección de la Prisión de Jau reservada a los reclusos menores de 21 años.

Mientras ha estado en prisión, a Hasan se le ha negado regularmente la atención médica. Hasan sufre de problemas de visión, problemas dentales, y tiene perdigones de escopeta en sus manos y piernas que adquirió cuando la policía usó escopetas para dispersar a los manifestantes en 2011 y 2012. El 28 de octubre de 2019 fue trasladado al Complejo Médico de Salmaniya, pero no se sometió a la cirugía necesaria para extraer los perdigones. Ha presentado múltiples denuncias en relación con la prestación de atención médica al Ombudsman del Ministerio del Interior y a la Institución Nacional de Derechos Humanos, pero no ha recibido respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *