Mohamed Abdulameer AlMeshaimea
Detenido en Bahrein

Mohamed Abdulameer AlMeshaimea era un estudiante de 16 años antes de su arresto en 2012. Fue arrestado, torturado y sometido a juicios injustos, en violación de sus derechos humanos. Mohamed sigue detenido arbitrariamente en el «edificio de aislamiento» de la prisión de Jau.

El 28 de julio de 2012, las fuerzas de seguridad de Bahrein, incluido el Mando de las Fuerzas Especiales de Seguridad del Ministerio del Interior y el Organismo Nacional de Seguridad, así como hombres enmascarados vestidos de civil, detuvieron a Mohamed y a su amigo en las calles de Daih. Las fuerzas no mencionaron el motivo del arresto ni proporcionaron una orden de arresto.

Los oficiales desaparecieron a Mohamed, lo llevaron a la comisaría de Al Khamis y torturaron y golpearon a Mohamed y a su amigo, lo que provocó que Mohamed sufriera hematuria (presencia de sangre en su orina). Fue trasladado al Hospital Al Qalaa, donde sólo recibió analgésicos. Mohamed no pudo ponerse en contacto con su familia. Los agentes de policía no dieron ninguna información sobre su paradero a su familia. Uno de los oficiales les dijo que les informarían si sus hijos eran asesinados. Otro oficial insultó a sus hijos por motivos sectarios. A Mohamed se le negó el acceso a su abogado durante su desaparición, sólo se le permitió llamarla una vez que fue trasladado al Centro de Detención del Dry Dock y durante las audiencias del tribunal.

Mohamed fue acusado en tres casos: quemar neumáticos, quemar un autobús y un vehículo patrullero y atacar a un civil. Fue condenado a una pena combinada de 23 años de prisión y una multa de 1.500 dinares bahreiníes, durante tres juicios diferentes, desde el 5 de junio de 2013 hasta el 23 de octubre de 2013. En la apelación, su sentencia se redujo de 23 a 21 años de prisión. A Mohamed se le negó el acceso a su abogado, sin disponer del tiempo y las instalaciones adecuadas para preparar el juicio. No pudo presentar pruebas ni impugnar las pruebas presentadas en su contra. Del 26 de mayo al 2 de julio de 2016, se impidió a Mohamed que hiciera llamadas y visitas familiares, un total de 37 días. La familia de Mohamed presentó una queja al Defensor del Pueblo del Ministerio del Interior, pero el Defensor del Pueblo no tomó ninguna medida. de ninguna medida y deferensor del pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *