Ali Mahmood Husain Mahmood
Arrestado en Bahréin

Ali tenía 15 años cuando fue arrestado por segunda vez el 16 de enero de 2019. Fue violentamente golpeado por agentes de seguridad y recibió una paliza ante sus vecinos. Desde entonces se le ha sujeto a torturas. Hoy, Ali tiene 16 años y está bajo pena de cárcel en la prisión del Dique Seco.

 

Ali fue arrestado el 16 de enero de 2019 en la casa de su abuelo. No se presentó una orden judicial de arresto. Un número considerable de agentes antidisturbios, el comando de fuerzas especiales de seguridad vestidos de paisano, liderados por el Teniente Daaij Khalifa Al-Kowari, rodearon el hogar del abuelo de Ali. Redaron la casa y entraron por el tejado sobre las tres de la madrugada. Al entrar, fue arrestado y recibió una paliza en la calle antes de que los agentes registraron la casa entera y lo llevaran al Directorio de Investigación Criminal (DIC).

Tras ser trasladado al DIC, se le permitió contactar con su familia a la mañana siguiente. Una semana después se le remandó a la cárcel del Dique Seco.

La familia de Ali aprendió los cargos contra él por su abogado. Se le imputaba por unirse a una banda terrorista, utilizar y fabricar explosivos, posesión de material explosivo con intención de usarla contra el público, y detonar una bomba a cambio de dinero proporcionada por bandas terroristas.

Durante su arresto, se le interrogó durante 12 días en el DIC sin comunicársele los cargos que se le acusaban. Sólo aprendió que se le acusaba de unirse a una banda terrorista. Durante aquellos 12 días, Ali fue golpeado y sujeto a torturas y penas denigrantes, para extraerle una confesión prefabricada. Presionado a confesar, Ali aceptó aquello que le comunicaban los agentes, y firmó una declaración sin saber sus contenidos. Entonces fue traslado a la cárcel del Dique Seco, cuando se le ofreció llamar a su familia.

El 27 de enero, el Fiscal del Estado decidió remandar a Ali a prisión preventiva durante 6 meses en la prisión del Dique Seco. El 25 de julio, un día antes de su juicio, el Alto Tribunal extendió su condena dos semanas más, supuestamente por el mal comportamiento del menor. El 28 de enero de 2020, el Alto Tribunal dictaminó una sentencia condenando a Ali a una pena de 10 años de prisión y una multa de BHD100.000. El 30 de marzo de ese mismo año, el Tribunal de Apelación afirmó la sentencia. Ali desconocía a la mayoría de los individuos acusados junto a él durante su juicio. Su abogado fue denegado ser partícipe en sus interrogatorios y se presentó a Ali el mismo día del juicio. Ali fue procesado 7 meses después de su arresto, aunque su familia advierte que fue llevado ante un juez el 27 de enero de 2019, 12 días después de su detención.

Tras dictaminar la sentencia, Ali fue trasladado a la prisión del Dique Seco (para reclusos menores de 21 años, bajo la administración de la prisión de Jau), donde continúa preso hoy día. En 2018, fue arrestado por primera vez y acusado de asaltar coches patrulla de la policía. Fue puesto en libertad por el Fiscal del Estado, aunque su familia cree que se le permitió libertad preventiva durante un año. En julio de 2019, agentes colocaron a Ali en confinamiento solitario después de acusarle de discutir con un oficial de la policía.

El trato de Ali es en contravención de las obligaciones internacionales humanitarias de Bahréin bajo el Convenio Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (CIDCP) y la Convención en Contra de la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanas o Degradantes (CCT) – tratados en los que Bahréin es un firmante. Ali es un menor, su arresto fue inordenado, y fue sujeto a torturas con sólo 16 años. Por ello, Bahréin violó los Artículos 7, 9, 10, 14 y 17 del CCT además de la Convención de los Derechos del Niño, a la que está suscrita Bahréin desde 1989.

El Centro Europeo por la Democracia y los Derechos Humanos hace un llamamiento al gobierno de Bahréin a repetir el juicio de Ali conforme a los estándares internacionalmente reconocidos, y que se investiguen las alegaciones de tortura de Ali, con vistas a responsabilizar a aquellos culpables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *