Salman Abbas Hasan
Arrestado en Bahréin

Salman era un jugador de voleibol, de 24 años, cuando fue arrestado el 4 de septiembre de 2014. Sin haber presentado una orden de arresto, las autoridades lo arrestaron después de atestarle una severa paliza. Hoy día, Salman se encuentra en la prisión de Jau cumpliendo una condena de 19 años y medio en prisión.

El 4 de septiembre de 2014, agentes antidisturbios y policía vestida de paisanos redaron la casa de Wadi al-Salam en la región de al-Makshaa, donde Salman celebraba el Ramadán con unos amigos. Los agentes destrozaron el interior, les dieron una paliza y los arrestaron a todos. Según la policía, Salman era buscado por las autoridades por cargos contra él, sin embargo, ninguno de los agentes mostró una orden de arresto judicial en aquel momento.

Salman desapareció durante ocho días y su familia sólo descubrió que había sido arrestado por un post en la red social, Instagram.

Durante su desaparición forzosa, Salman fue trasladado diariamente entre el Directorio de Investigación Criminal (DIC) y la comisaría de Riffa. Su interrogatorio duró más de siete días.

En el DIC, Salman fue sujeto a torturas, tanto físicas como psicológicas. Fue golpeado duramente, detenido en temperaturas heladas, privado de sueño y forzado a desnudarse, pero logró identificar a uno de sus torturadores, el teniente Ali Khamis. Además, Salman también fue amenazado por el Fiscal del Estado en sus estancias, donde se le llevó el 8 de septiembre, cuatro días después de su arresto inicial. Agentes le torturaron hasta extraerle una confesión coaccionada. Salman confesó a los crímenes que se le imputaban, pero luego negó haberlos cometido durante su proceso judicial. Finalmente pudo contactar con su familia, dos semanas después de su detención.

Durante su interrogatorio, no se permitió a Salman a llamar a su abogado, ni tiempo suficiente a preparar su defensa legal en su consiguiente juicio. Tampoco se le presentó ante un juez acorde con la ley.

El 12 de septiembre de 2014, Salman fue trasladado a la prisión de Jau, donde ahí permanece hoy día. El 30 de septiembre de ese mismo año, Salman fue condenado a 3 años de cárcel por atentar contra la vida de un agente de policía, y estrellar su vehículo contra un coche policía. El 22 de febrero de 2015, fue sentenciado a una pena de 15 años de prisión por supuestamente plantar un coche bomba en la región de Al-Adliya. Salman también fue condenado a un año y medio de cárcel por supuesta reunión ilegal y asaltar a una patrulla – agregando su condena a un total de 19 años y medio de cárcel.

La familia de Salman se ha aquejado con el defensor del pueblo con relación a la falta de nutrición adecuada en custodia y la falta de atención médica a un sarpullido cutáneo que le ha surgido. Sin embargo, no se ha adoptado ni una medida para mejorar su condición.

La detención sin orden de Salman, la privación de un abogado y la confesión coaccionada constituyen una vulneración de sus derechos procesales y su derecho a un juicio imparcial y justo, bajo los artículos 9 y 14 del Convenio Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (CIDCP), al que Bahréin se asignó como firmante. Además, la tortura que sufrió Salman vulneró sus derechos bajo la Convención Contra la Tortura (CCT).

Americans for Democracy and Human Rights in Bahrain (ADHRB) urge al gobierno de Bahréin a repetir el juicio de Salman bajo estándares reconocidos internacionalmente y a que investigue las alegaciones de torturas contra Salman, con vistas a responsabilizar a aquellos culpables de abusar de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *