Husain Hasan Abdulnabi
Arrestado en Bahréin

Husain era un conductor de autobuses de 34 años cuando fue arrestado el 10 de diciembre de 2017. Tras ser arbitrariamente detenido y sujeto a torturas, fue condenado a cadena perpetua y se le revocó su nacionalidad Bahreiní en un juicio injusto. Actualmente está detenido en la Prisión de Jau.

El 10 de diciembre de 2017, a las 2 de la madrugada, agentes de la Agencia de Seguridad Nacional (ASN), policías de paisano, e incluso del cuerpo antidisturbios, redaron la casa de Husain sin presentar una orden judicial. La redada duró hasta la tarde del día siguiente, y Husain fue custodiado tras perder el conocimiento de la paliza recibida.

Su familia cree que se le acosó para testificar contra su hermano, Ridha, exiliado y acusado de los mismos cargos que Husain. Además, su primo, Salman Isa, condenado a pena de muerte, también fue mencionado durante su interrogatorio.

Husain fue trasladado al Directorio de Investigación Criminal (DIC), donde permaneció durante 39 días para ser interrogado. Su abogado no pudo atender su cuestionamiento. El 11 de diciembre, pudo contactar con su familia durante unos segundos para informarles de su paradero. En el DIC, Husain fue torturado por medio de palizas, electrocuciones, abusos y violaciones sexuales, a veces hasta perder el conocimiento. Él alega que agentes le arrastraron por su celda cogido por los genitales. Estos métodos se aplicaron para extraer una confesión coaccionada, y Husain acabó derrumbándose y admitiendo todos los cargos que se le imputaban para evitar mayores sufrimientos.

Fruto de la tortura, Husain ahora padece de una nariz deformada y dolores crónicos. Fue llevado al hospital de Qalaa para recibir tratamiento. Sin embargo, el tratamiento fue detenido de manera abrupta y sin explicación.

El 17 de enero de 2018, Husain fue trasladado a la prisión del Nuevo Dique Seco. Diez días después, finalmente pudo ver a su familia tras el periodo de cuestionamiento.

El 26 de septiembre de 2018, Husain fue condenado a cadena perpetua y se le privó de su nacionalidad Bahreiní, acusado de tenencia de armas, financiar una banda terrorista, asesinato y suscribirse a Saraya Al-Ashtar. Husain fue imputado con el asesinato de alguien, aunque la declaración que firmó mencionase que no llegó a disparar por un fallo mecánico. Su ciudadanía todavía no se ha reinstalado, a sabiendas de la amnistía real decretada. Además, su sentencia se reafirmó en el Tribunal de Apelación y el Tribunal de Casación.

Al emitirse su sentencia, Husain fue trasladado a la prisión de Jau, donde allí permanece detenido.

Husain fue arrestado sin razón alguna, ni por orden judicial. Se le denegó el acceso a su abogado, y se le privó de una defensa legal apropiada para su juicio. Estos actos vulneran las obligaciones de Bahréin bajo los artículos 9 y 14 del Convenio Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (CIDCP). Adicionalmente, el maltrato recibido y las torturas a las que se le sometieron para extraerle una confesión, usada como evidencias contra él, vulnera el artículo 7 de la Convención Contra la Tortura (CCT).

Americans for Democracy and Human Rights in Bahrain (ADHRB) urge al gobierno de Bahréin a que anule la condena de Husain y reinstale su nacionalidad, por razón de la vulneración de sus derechos procesales que sufrió. Si se mantienen los cargos criminales contra él, ADHRB exige que se repita su enjuiciamiento bajo los estándares internacionalmente reconocidos. Asimismo, ADHRB demanda una investigación adecuada y seria sobre las alegaciones de tortura de Husain y que se responsabilicen a aquellos culpables, como ordena la constitución Bahreiní.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *